Siervas de María Ministras de los Enfermos

MADRE AURELIA ARAMBARRI FUENTE

  Nació en Vitoria (Álava), el día 23 de Octubre de 1866 y en ese mismo día, fue bautizada en la Parroquia de Santa María de Vitoria, recibiendo el nombre de Clementina. Sus padres fervientes católicos, educaron cristiana y piadosamente a su hija.

Contaba 20 años cuando efectuó su ingreso en nuestro Instituto de Siervas de María, el 23 de Agosto de 1886, en la Casa Madre. Conoció a nuestra Fundadora,

  Santa María Soledad, siendo Ella quien le admitió y de cuyas manos recibió el Santo Hábito, el 14 de Noviembre de 1886. Efectuada su Profesión Temporal el 18 de Diciembre de 1887, fue destinada a Puerto Rico, donde emite su Profesión Perpetua el 18 de Diciembre de 1894. Durante todos estos años, estuvo dedicada de lleno en el ejercicio del cuidado de los enfermos en sus propias casas, destacándose por su esmero y exquisita caridad, y al mismo tiempo que aliviaba sus cuerpos, se interesaba por la salud espiritual de sus almas.

  A los 38 años de edad, es nombrada Superiora de la Comunidad de Guanajuato (México), cargo que ejerció con gran caridad y solicitud, hasta el año 1909 en el que fue destinada para desempeñarlo en la Comunidad de Durango. Pasó con el mismo cargo a la casa de Puebla, donde vivió la terrible Revolución de México. Desde allí dispusieron los Superiores trasladarla a España, en Agosto de 1916, donde le confiaron de nuevo el cargo de Superiora de la casa de Mataró, hasta 1921, pasando asimismo por las de Alcoy y Barbastro, dejando siempre en el desempeño de esta misión, el mismo celo e interés hacia las Hermanas.

  En Octubre de 1929, al ser erigida la Provincia de Madrid, es trasladada a la misma como Consejera Provincial y Superiora de Pozuelo de Alarcón, hasta que en 1934, viendo que sus fuerzas naturales no le permitían seguir en tan delicado cargo, fue trasladada con gran pena por parte de los Superiores, a la enfermería de Madrid, siendo modelo de virtudes para quienes la cuidaban y visitaban. El año 1936, ante el gran peligro que corrían nuestras amadas ancianitas en Madrid, se dispuso el traslado de Madre Aurelia a la casa de Pozuelo de Alarcón, para que gozara de más paz y tranquilidad, aunque los planes de Dios bien se han visto, eran muy diferentes.

  En Julio de 1936, se declaró la guerra civil en España, nuestra casa fue tomada y las Hermanas tuvieron que dispersarse entre las familias conocidas, estando sometidas a una estrecha vigilancia y en absoluta incomunicación las unas de las otras.

  Madre Aurelia con otras tres Hermanas más, fue reconocida como religiosa y sin negar en ningún momento su condición de consagrada, fue elegida para el martirio. Es muy probable que Madre Aurelia muriera en la noche del 6 al 7 de Diciembre de 1936 en Aravaca (Madrid).

Inserte username y contraseña